Caminar para crear: los beneficios.

Caminar para crear: los beneficios.

Caminar trae beneficios para el cuerpo, el sistema inmunológico y nuestro cerebro. Te contamos cómo resulta en fuente de inspiración creativa.

Caminar hace bien. Reduce el colesterol, regula la presión arterial, el estrés y mejora la vida sexual. Hacerlo al aire libre, de día, permite la incorporación de vitamina D, fundamental para fortalecer los huesos y el sistema inmunológico. También ayuda a regular el peso, a reducir várices y celulitis. Además, y es lo que más nos interesa en Yo Quería Ser: hace maravillas con nuestro cerebro.   

La experiencia personal, la filosofía popular y la ciencia lo certifican. En 2015, el investigador Gregory Bratman, de la Universidad de Stanford, realizó un estudio pormenorizado de los beneficios de “echar a andar”.

Certificado por la ciencia

Una de sus primeras conclusiones fue que no da lo mismo caminar en la calle que rodeado de árboles. Y no está hablando de hacer un viaje al campo, sierras y montaña: con una plaza o zona del barrio poco transitada basta. Lo ideal es reducir los estímulos auditivos y de “invasión” física de otros humanos. Según su investigación, quienes hicieron una caminata bajo estas condiciones pudieron bajar el flujo sanguíneo en la zona de la corteza prefrontal subgenual, que es donde habitan los pensamientos negativos y repetitivos. Así es como empieza a ocurrir la magia: revisitamos pensamientos “abandonados”. Conectamos con lo positivo.

Caminar despierta nuestra creatividad y nos permite reencontrarnos con nuestra esencia.

En 2016, también en Estado Unidos realizaron otro estudio, esta vez con 40 voluntarios analizando su potencial creativo en estado inactivo y caminando. El 81% resultó mucho más productivo en movimiento.

Por un lado, al caminar, eliminamos endorfinas que brindan al cuerpo bienestar y por eso, conectamos nuestros pensamientos en materias que nos dan placer.

Aunque en el estudio mencionado, la respuesta positiva resultaba caminando tanto al aire libre como en una cinta, definitivamente el oxígeno libre del exterior y los estímulos de lo que podemos observar al caminar brindan un plus interesante.

La rutina de los grandes genios creativos

La historia tiene antecedentes muy valiosos que avalan estos estudios. Ander Izaguirre escribió su novela Cansasuelos por la inspiración que surgió en un viaje que hizo a pie cruzando los Apeninos. Expresó: “Diría que, caminando, la percepción del mundo y de uno mismo se amplía mucho. Y te ayuda a descubrir temas fantásticos sobre los que escribir”. Robert Louis Stevenson, cuentistas y novelista también hablaba de las maravillas de las caminatas en silencio para fomentar la imaginación.

Al grupo de escritores amantes de caminar se le suman: Ernest Hemingway, Henry Thoreau, Charles Dickens, Kenneth Grahame y Virginia Wolf, entre otros.

Unos pasos más allá o, mejor dicho, más rápido, da Haruki Murakami, exitosísimo novelista que cuenta todos los beneficios que le brinda correr (hábito que adquirió a los 33 años) en el libro De qué hablo cuando hablo de correr.

También podemos citar a genios famosos de otras artes, como es el caso de Van Gogh. Su vida productiva artística fue de tan solo 10 años, pero muy prolífica gracias a sus largas caminatas diarias.

En la música, Beethoven es un ejemplo digno de mención. Sus paseos diarios en busca de inspiración era una rutina imposible de saltar.

Entonces, ¿qué esperás para dar el primer paso? ¡A mover los pies!

Podés sumarte a nuestras caminatas aquí

Referencias:

-Abad, Mar. Los genios que buscaban la creatividad caminando. https://www.yorokobu.es/caminar-como-tecnica-creativa/

-Ecoinventos. 16 beneficios de caminar. https://ecoinventos.com/16-beneficios-de-caminar/

-Bratman, Gregory N. 2015. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0169204615000286

-Soria, Cristina. Si quieres ser más creativa, camina. https://www.hola.com/estar-bien/20180604125040/camina-para-ser-mas-creativa/

Deja un comentario